top of page

1 de cada 5 mujeres muerta por violencia de género tenían discapacidad

Desde el CERMI han destacado la mayor exposición de las mujeres con discapacidad a la violencia. Y es que atendiendo a los datos oficiales, el 40 % de las mujeres con discapacidad ha sufrido algún tipo de violencia en la pareja. Una situación que ha quedado evidenciada con el caso de la mujer con esclerosis abandonada por su marido mientras agonizaba durante cinco días.

Humillaciones, desprecios o aislamiento social son las situaciones de violencia más habituales que viven las mujeres con discapacidad por parte de sus parejas, pero también maltrato físico y su expresión más extrema. «El 20 % de las mujeres asesinadas por sus parejas tenían una discapacidad reconocida». Así lo explica Isabel Caballero, coordinadora de la Fundación CERMI Mujeres.

«Son mujeres que no se pueden defender. Hay casos que para aislarlas lo tienen tan fácil como mantener desenchufadas las sillas de motor y así no pueden salir. Hay muchas formas más antes de llegar al maltrato físico, son personas que dependen de sus cuidadores o de sus parejas».

Por ello, vemos como en casos como el de la mujer que vivía en Puente de Vallecas, en Madrid –gran de pendiente con esclerosis múltiple–, a quien su marido no socorrió ni suministró su medicación durante esos cinco días, «ha bastado con no hacer nada por atenderla y con esa falta de atención y de omisión de socorro ha sido suficiente para llegar al máximo nivel de maltrato».

“Este caso ilustra la situación de las mujeres con discapacidad. Ese no hacer nada caracteriza la violencia que se ejerce contra ellas. Queda todo muy oculto”, añade.

Principales barreras para las personas con discapacidad

Los expertos coinciden en que la forma de violencia que más se identifica en las mujeres con discapacidad es la violencia psicológica. Esta viene relacionada con la discriminación y la falta de reconocimiento de los derechos fundamentales. Dicha violencia viene dada por la falta de credibilidad que se da de sus denuncias.

Sus principales barreras:

  • Dificultades para acceder a los recursos especializados

  • Problemas de comunicación

  • Falta o poca credibilidad que tienen sus testimonios

  • Miedo a perder a su agresor del que, en muchas ocasiones, dependen para la realización de actividades básicas de la vida diaria

  • Dificultades para defenderse físicamente

Además, tienen más problemas para identificar la violencia que están sufriendo e incluso normalizan las conductas de abuso y sumisión por su vulnerabilidad.

“Tiene todas las características generales de la violencia machista, el desprecio a las mujeres por serlo, pero en el caso de las mujeres con discapacidad el maltratador se prevale de esa situación y utiliza otros mecanismos para ejercer esa violencia en una sociedad que suele considerar al hombre que está con la mujer con discapacidad como una buena persona”, asevera.

Formación

La experta reclama mayor formación en los profesionales que intervienen en el proceso de detección, pero también en los policías, jueces, fiscales y abogados que intervienen en los procedimientos.

Según el último informe realizado por CERMI Mujeres sobre Violencia contra las mujeres con discapacidad a partir de la Macroencuesta de la Delegación de Gobierno contra la violencia de género, el 40,4 % de las mujeres con discapacidad vivió algún tipo de violencia en la pareja frente al 31,9 % de las mujeres sin discapacidad.

Más expuestas. «Las mujeres con discapacidad tienen un riesgo 10 puntos porcentuales más alto que el resto de las mujeres a sufrir violencia en todos los tipos, psicológica, física, sexual o económica», según Caballero. También en mayor proporción han estado expuestas a violencia sexual fuera de la pareja en algún momento de su vida, el 10,3 % frente al 6,2 % de las mujeres sin discapacidad.


Noticia Servicio de Información sobre Discapacidad Manuel J. Ruiz Berdejo López.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page